LLÁMALE JESS

(2000)

Éste, tal vez, sea el proyecto más especial de los que hicimos con el realizador Manel Mayol y el director de fotografía Pere Ballesteros. Especial porque lo rodamos de forma prácticamente clandestina y porque la relación con Lina Romay y Jesús Franco fue muy divertida y estimulante. 

 

Durante años alquilé de forma compulsiva en videoclubs películas como El Castillo de Fu-Manchú que transcendían el cine de género para convertirse preclaros exponentes de lo que Jordi Costa llama vanguardias accidentales. Desde entonces consideré a Jess un genio transgresor imprescindible. Pero además, al conocerle, constaté que era un intelectual de una gran precisión y viveza. Algo que con frecuencia se olvida en favor de la visión casposa y freak.  

 

En el documental, rodado el 1999 en Torremolinos, Jesús habla del cine, de su conflictiva relación con la industria, del oficio de actor o del arte de localizar con una agudeza admirable. 

El rodaje de la secuencia del parque de atracciones en Torremolinos.

Presentación de Llámale Jess en Barcelona. A la derecha estamos Manel Mayol y yo con Jesús.

 

Con Lina, Jesús y Manel en la presentación.

Dracula, Prisoner of Frankenstein (1972) y The castle of Fu-Manchu (1969)

Secuencia del parque de atraciones.